Saltear al contenido principal
ARTE DENTRO DE CASA Por Silvia Martínez

Hace unos días estando en casa de una amiga, llamó mi atención algo que había en una estantería del salón. Era un cuadro, pintado con una frase en el medio y unos triángulos haciendo de marco. La frase estaba en inglés, la lengua materna de la familia, y traducida dice lo siguiente: “Todo el mundo es un genio pero si tu juzgas  a un pez por su habilidad de escalar un árbol, vivirá toda su vida creyendo que es estúpido” Albert Einstein.

Cuando la leí le pregunté a mi amiga quien había escrito eso y me contó que su hija mayor había encontrado esa frase en internet y se la había mostrado a su hermana pequeña para ayudarla, pues ella cual piensa en ocasiones que es tonta. La hermana menor, la cual tiene una gran creatividad y habilidades plásticas se emocionó mucho, y con el mensaje que le había regalado su hermana hizo ese cuadro que está presente en el salón y que ahora se expone también en este blog.

Pues en el “Reina Sofía“lo colgaba yo, para que todo el mundo lo viera. Si, porque aquí es donde nace el verdadero arte.

¿Qué es el arte si no lleva consigo la transformación, la conexión, si no nos permite crecer?

Esta artista de doce años lo sabe y comparte su sentir a través del lenguaje que le mueve, el que le permite ser ella misma, aunque en su instituto no siempre se aprecie como merece. Volvemos a encontrarnos con un sistema de valores cerrado, donde se puntúan y se premian ciertas habilidades en detrimento de otras.

“En ocasiones con la presión de los exámenes me siento tonta”, compartió ella en una ocasión. Me dan ganas de pedir a los profesores de la ESO que paren un minuto nada más, lean esta frase en voz alta y se pregunten a sí mismas/os a que les suena.

Me viene a la cabeza Lita Cabellut, artista considerada de las /los mejores pintoras del mundo. Ella, nacida en Sariñena y de origen gitano, supo lo que era sobrevivir en la calle a temprana edad hasta que fue adoptada por sus padres, los que supieron reconocer e impulsar su verdadero tesoro interno, esa inmensa habilidad con la pintura. Ahora, desde su taller en Holanda, cada día se recoge su negro pelo, se remanga y deja tintinear sus largos pendientes del Sur, mientras mezcla colores y hace sus trazos para regalarnos las  miradas de los personajes de sus cuadros llenas de vida, de presencia, de verdad.

Gracias a las personas que confían en las habilidades propias de cada niña/o, acompañándolos en su desarrollo y creciendo también a su lado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies