Saltear al contenido principal
RUIDO Y SILENCIO

RUIDO Y SILENCIO

Edad: a partir de 10 años.

Número de participantes: Mínimo 20 personas.

Objetivos:

  • Desarrollar la Atención Eficiente a través del sentido del oído..
  • Reconocer la «concentración externa» y la «vacuidad interior».
  • Reconocer que en la «concentración externa» el protagonista desaparece de la cognición.
  • Reconocer que en la «vacuidad interior» todo contenido mental desaparece de la cognición.
  • Tomar consciencia del silencio.

Pautas y materiales:

  • El ejercicio se hará en silencio y con los ojos vendados. (Necesaria venda o antifaz).
  • Los participantes estarán sentados preferiblemente en una sala.
  • Cada participante tendrá un papelito con una pauta que deberá realizar en voz muy alta. Por ejemplo, recitar la tabla del 3 con la a, contar lo que se ha desayunado a la mañana con acento ruso, dar palmas, tocar algún instrumento, cantar en alto, etcétera….

Desarrollo:

Situaremos al grupo en un espacio preferiblemente interior, por ejemplo, una sala grande.

Con los ojos abiertos se explicará que los participantes deben permanecer sentados y con los ojos vendados durante todo el ejercicio.

El monitor o monitora repartirá un papelito doblado con una pauta que cada asistente deberá realizar.

Los participantes leerán su pauta y cerrarán los ojos.

Cuando el dinamizador o dinamizadora de la orden, todo el mundo deberá representar lo que le ha tocado en voz alta, con los ojos cerrados y sin moverse del sitio. Lo que se busca es que en la sala se genere mucho ruido.

Al cabo de un rato, se les ordenará que se callen y observen el mundo interior. La idea es que el silencio les sorprenda tras haber percibido tanto ruido.

Al cabo de 2-3 minutos, se intercambiarán el papel con la persona de al lado y volverán a hacer ruido.

Pasados 5 minutos, se les volverá a solicitar que hagan silencio y observen el mundo interior.

La duración de la dinámica no debe de excederse de los 20 minutos, teniendo en cuenta las pausas y todo.

Tras esto, quien acompaña el ejercicio puede hacer algunas preguntas breves para testificar la aparición de la «vacuidad» en el mundo interior:

  • ¿Hay contenidos mentales?
  • Describe lo que percibes en tu mundo interior.
  • ¿Está la mente diferente a antes del ejercicio?
  • ¿Es la atención ahora más estable?

 

Finalmente, el grupo permanecerá unos minutos en silencio y con los ojos cerrados. En el caso de que sean niños, con 5 minutos será suficiente; en adultos se podrá alargar la práctica hasta 30-40 minutos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies