Saltear al contenido principal
LA INFANCIA DE HOY EN DÍA: POTENCIAL GENERACIÓN DESPERDICIADA

En las asesorías que hago a familias, cada vez es más habitual escuchar que sus peques tienen diagnósticos de Altas Capacidades, TDAH, etcétera.

Esto de estar diagnosticados es el mejor de los casos, porque por lo menos, les permite una adaptación curricular.

Lo que yo planteo es que más que haber tantas personas con Altas Capacidades o TDAH, no será que el sistema educativo actual tiene Bajas Capacidades y TDAP (Trastorno de Déficit de Atención y Pasividad, Pasotismo, Precariedad o cualquier palabra que empiece por P y denote que no acompaña ni entiende la naturaleza de los y las niñas actuales).

Los y las niñas de hoy en día tienen unas habilidades cognitivas diferentes a las que tuvimos en generaciones pasadas. Su sistema nervioso permite una sensibilidad extrema que se puede expresar como genialidad, inquietudes espirituales y humanistas, adaptabilidad a cambios y un largo etcétera.

Son altamente intuitivos/as y capaces de procesar gran cantidad de información en muy poco tiempo. Es decir, NO NECESITAN permanecer una hora entera frente a una materia o enseñanza para aprenderla. Seguramente si algunas clases fueran en movimiento impartiendo diversos conocimientos de forma transversal, su atención y aprendizajes serían mucho más eficientes.

La Atención es una actividad cognitiva permanente que permite conocer y aprender y que jamás desaparece, jamás hay déficit de Atención. Existe previa a cualquier pensamiento, emoción, inquietud, etcétera.

Por lo tanto, afirmamos que continuamente se está conociendo o atendiendo, ya sea en estados de sueño, pensamiento, sentimiento, Babia (fantasía), imaginación, reflexión o concentración, concentración no-dual y meditación.

El otro día una familia me comentaba que su niño de 6 años y con Altas Capacidades preguntaba que qué es lo que debe hacer para que le expulsen del colegio. ¡Esto no puede ser! Me da pena ver familias comprometidas con la educación perdidas y sufriendo porque no pueden acompañar a sus peques.

Ciertamente desconocemos su naturaleza interior, desconocemos las pautas pedagógicas que pueden servir de muleta para apoyarlos. Y lo complicado de esto es que con el paso del tiempo, estas personitas empiezan a desplegar respuestas comportamentales habituales que cada vez se alejan más de su naturaleza esencial. Simplemente esto se hace por supervivencia, pero genera muchísimos problemas físicos, familiares y sociales.

De ahí que vemos nuestros/as pequeños/as inquietos/as o deprimidos/as, pues su curiosidad no es alentada. Los vemos aislados/as porque el entorno no les ofrece lo esencial o lo que les ofrece no les motiva ni lo más mínimo. Los vemos fantaseando desde edades muy tempranas porque necesitan refugiarse en algo para paliar la soledad e incomprensión que sienten; y así, con muchas cosas más…

Creo que ya va siendo hora de cambiar. ¿Por qué en vez de adaptarnos al sistema, el sistema (en este caso el educativo) no empieza a adaptarse a la realidad infantil actual?

No quiero responsabilizar a los y las educadoras porque cada vez veo mayor compromiso, actitud y formación para este cambio educativo. Es impresionante además lo complicado que es para ellos/as educar con un panorama así. Finalmente, todo aquello que en el hogar no se alimenta se proyecta en la escuela y los/as profes están sobrepasados/as de conflictos que ocurren en las aulas incluso, de infantil.

Como salida solo veo la necesidad de la reflexión, responsabilidad y autoconocimiento por parte de las familias e instaurar un tipo de educación basada en aspectos cognitivos eficientes. Si no, volveremos a perder una generación maravillosa capaz de cambiar el mundo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies