Saltear al contenido principal
YASHODHARA

El otro día volví a ver la película Samsara, Nalin,P. (India 2001).

Ya no sé cuántas veces he visto la película pero cada vez me impacta una cosa diferente de ella.

No quiero hacer spoiler pero sí quiero utilizar una historia que se narra en la película tras una serie de sucesos y que sirve de reflexión.

No recuerdo las palabras precisas pero adaptaré la narración a mi lenguaje y a mi interpretación.

Siddhartha Gautama, Buda Gautama, Sakiamuni. Todos estos nombres hacen referencia a la misma persona, al que más comúnmente conocemos como Buda y quien es portador de la experiencia donde se asientan las bases de la filosofía Budista. Se dice que se iluminó, que se liberó, que rompió las cadenas que le ataban a la rueda del Samsara.

Pero poca gente sabe que Buda tuvo mujer e hijo. Buda les dejó (por no decir les abandonó) para emprender su camino hacia la iluminación.

De Yashodhara, su mujer, no sabemos mucho pero puede ser que tuviera la misma sed de liberación que su marido o incluso más. Sin embargo, ella se quedó al cuidado de su hijo, Rahula.

¿Qué explicaciones le daría Yashodhara a Rahula cuando este preguntaba por su padre?

¿Qué le diría cuando Rahula tenía necesidad de compartir con su padre y este no estaba?

En la película se comenta que quizás el Buda le debía la iluminación a su mujer.

Son cosas que jamás sabremos y que por la complejidad del tema no entraré a juzgar. Pero esta anécdota me parece muy interesante como punto de partida para una reflexión.

¿Qué opináis?

¿Creéis que Yashodhara debía hacer lo mismo?

¿Hubiera sido igual que en vez de ser Buda, hubiera sido Yashodhara quien emprende el camino hacia la Liberación dejando atrás a la familia?

 

Esta entrada tiene 2 comentarios
  1. Es curioso cómo la historia, las diferentes religiones, ocultan el papel fundamental de la mujer en la vida humana y sus contribuciones a las mismas. Cómo desde siempre se os ha arrinconado, ocultado, disimulado, ninguneado…y no se libra de esto nadie ni ninguna fe(budismo, taoismo, etc, incluidos). Y aunque hasta ahora nos ha parecido algo “normal”, por suerte poco a poco surgen vuestras voces poderosas reivindicando lo que es vuestro: vuestra existencia, importancia y necesidad de reconocimiento, aceptación y participación.
    Sin las mujeres la humanidad no es.
    Sin los hombres tampoco.
    Vamos a reconocerlo y vivirlo como debe.
    La visión masculina de la vida os debe muchos años de sufrimiento. Empoderamiento!!

    Y amor!!!

    1. Eskerrik asko Joxean!
      Grande aportación!
      Sí, es hora de que cada cual ocupemos el espacio que nos corresponde desde la integración. Así como anhelo romper barreras cognitivas, anhelo que otro tipo de barreras sociales, etcétera se rompan también. Deshacer la diferenciación e ir hacia la Integración.
      En cuanto a la faceta “espiritual” o religiosa la mujer también ha estado en segundo plano: conocemos liberados (Buda, Nisargadatta Maharaj, Ramana Maharsi) pero no se sabe de ninguna mujer. La historia siempre la escribieron los hombres.
      Sabemos da místicas (como Sta. Teresa de Jesús), de algunas sacerdotisas o filosofas, pero las tacharon de locas, revolucionarias, etcétera.
      La mujer ha llevado su mundo interior en la intimidad o en secreto. A veces porque no necesita mostrar ni demostrar y otras por miedo y necesidad de protegerse.
      Su cercanía y veneración a lo divino se ha dado a través del servicio (ayudando, curando, acompañando, decorando templos,…) pero siempre tras la figura masculina.
      Poco a poco todo va cambiado. Confío en ello.
      En los entornos de búsqueda interior bajo los lineamientos del advaîta abundamos las mujeres, tenemos un gran compromiso en navegar en lo más exquisito del mundo interior. Ese mundo donde el perceptor no tiene género, donde no hay fronteras, ni quien rompa o diferencie ese continuo de Conciencia, no hay géneros, no hay quién sufra.
      La salida al fin de todo sufrimiento siempre es cognitiva.
      Besarkada bero bat lagun!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies