Saltear al contenido principal

En Maya, a 16 de noviembre de 2020

Querido Ser,

Soy tus recuerdos del pasado, tus fantasías, tus esfuerzos, tus inquietudes por el futuro y siempre tengo apetito.

Hace tiempo que te sigo y persigo. Desaparezco cuando me ves. Trato de ser lo que en verdad eres pero nunca llego a ello. Cada vez que intento parecerme a ti y lo notas, me disuelvo.

Disimulo, cambio de forma constantemente para engañarte y complacer tus deseos, necesidades, pasiones, inquietudes y miedos, pues de ellos me alimento y si se esfuman, moriré con ellos.

Trataré a toda costa de que me tengas en cuenta, de que me atiendas por encima de cualquier cosa. Utilizaré todas mis triquimañas para que solo me mires a mí, porque de no hacerlo, dejaré de existir, moriré.

Cuando te concentras, atiendes con eficiencia o estás en Presente, me siento amenazado y más, cuando conoces desde la No-dualidad. Pataleo y me rebelo con total intensidad porque temo morir. No quiero morir. No hagas que muera.

Te he sentido alguna vez cerca del abismo que lleva a caer sobre los amorosos brazos del Universo. Te he sentido alguna vez cerca de abrir las puertas que dan al infinito flujo de Saber. Y ahí he vuelto a aparecer yo, temeroso por estar cerca a la muerte.

Y es que se que en verdad tu naturaleza es eterna y la mía no y por ello sufro. Por eso, algún día tendré que aceptar que solo soy una ilusión. Algún día tendré que aceptar mi propia disolución y dejar que vueles en Libertad.

Atentamente,

Tu Sentido Protagónico

Esta entrada tiene 0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
X