Saltear al contenido principal
EN RESPUESTA A UN PADRE QUE ME PREGUNTABA VÍA MAIL…

1.- Me preocupo por el futuro de mi hijo, como todo padre, qué me ofrece la Atención Eficiente para ayudarme en esta inquietud?

La Atención Eficiente diluye toda preocupación y ansiedad por el futuro y toda historia tóxica construida en el pasado.

¿Podrías afirmar con rotundidad que cuando estás concentrado viendo una película esta preocupación que planteas permanece?

La respuesta es no. Mientras estás concentrado, es decir, con tu atención totalmente volcada en cualquier actividad del día, toda preocupación, inquietud o información innecesaria desaparece por si misma.

Pero no solo eso, sino que también, lo que emerge es una actitud de fluir, de ir al son de la vida, de esperar a que lleguen los acontecimientos para responder a ellos como corresponda en cada instante. Porque presupongamos un contexto de futuro o no, es la vida quien manda.

Además, al igual que el futuro que tus padres imaginaron para ti fue muy diferente al que finalmente te tocó vivir, así el futuro de tu hijo será muy diferente a lo que tu puedas imaginar. Cambiarán algunos modelos sociales, económicos, etcétera. Y así como tu forjaste tus herramientas para la vida, debes permitir que tu hijo crezca, madure, adquiera la responsabilidad y el compromiso con lo que la vida le otorgue y desarrolle las estrategias propias a su naturaleza.

2.- Reconozco en mis hijos rasgos comportamentales míos, como padre puedo achacarlos a la relación familiar, pero hay otros que son de él y solo de él, por qué pasa esto?

Nacemos con una herencia física y una psicológica, pero además cada cual nace con tendencias que son propias y que nada tienen que ver con la madre o el padre (en todo caso, se dice que incluso muchas tendencias se reciben de tercera generación).

En los primeros años de vida, los y las niñas aprenden por mímesis. Queriendo o no, consciente o inconscientemente, captan todo y van construyéndose en función de lo que reciben y adaptándose a las demandas del entorno.

Un error de esto es que muchos padres y madres creen que sus hijas e hijos son una prolongación de sí mismos. Empiezan a mirar a sus pequeños no por lo que esencialmente son sino por lo que se espera que sean, porque se cree que es igual que uno u otra cuando era pequeña, porque reacciona igual que cuando el padre o la madre tenía el mismo conflicto, etcétera.

Y esto es un lío. Así no hay salida.

Por eso, la salida que se plantea a este dilema es que todo educador o educadora debe entender que los y las peques nacen con su propia naturaleza esencial más allá de la herencia y que, como adultos acompañantes en su desarrollo, debemos descubrir y respetar sus habilidades innatas cuanto antes.

La habilidad innata es de las pocas certezas que el ser humano tiene desde el nacimiento y hasta la muerte. Así como el interés, las ganas, los hábitos etcétera varían, la habilidad permanece siempre intacta aunque se exprese de infinitas maneras posibles.

La habilidad construye mientras que los rasgos comportamentales adquiridos que planteas en tu pregunta, a parte de no ser propios, llevan a agotar el sistema por el esfuerzo que implica mantenerlos.

Por eso, te animo a no mirar ni preocuparte por saber cuál es el origen del comportamiento de tu hijo y a simplemente que indagues, reconozcas y acompañes sus habilidades.

Será el mejor regalo que podrás hacerle.

3.- Cómo reconozco las facultades que mi hija trae, pues por la edad no puedo comunicarme aún con ella?

Hay varias formas.

Una es la observación directa. Aunque esta no es fácil porque, si la niña es muy pequeña, no estará expresándose en todo su esplendor. A parte, si no eres capaz de permanecer en atención y con una mirada aséptica despojada de tu historia, es probable que contamines la información y no veas a tu peque tal cual es.

Otra forma es ofrecerle todo tipo de ambientes y contextos y ver cuáles le seducen más o menos. Si es muy pequeñita y como probablemente funcione por instinto, todo lo que tenga que ver con lo musical, el movimiento, la naturaleza, las artes plásticas, construcciones, lo simbólico, lo abierto, será una buena opción para ofrecer.

Hay que mostrar un inmenso caleidoscopio de actividades y atender sus tendencias y ver por cuáles se decanta mayormente.

Pero sin duda, para mí y ya que conozco el lenguaje astrológico, ver su carta natal es de las mejores opciones para conocer esencialmente lo que tu hija es. En la carta natal puedes ver las habilidades innatas, también los hábitos y las infinitas modalidades en las que estos se pueden expresar tanto a nivel físico como comportamental.

Utilizar la astrología como herramienta pedagógica es una maravilla como guía y acompañamiento.

4.- Realmente mi hijo necesita ir desde tan pequeño a un jardín de infantes…, realmente es necesario socializarlo desde tan pequeños?

De esto hablé en un post hace unos meses. Por ello, coloco aquí el link pues creo que podrás encontrar la respuesta en él.

https://educacionyatencioneficiente.com/2018/08/14/la-socializacion-en-la-infancia/


5.- La felicidad de mi hijo es indicador de una buena educación?

La felicidad de tu hijo está más allá de la buena educación. ¿Qué es una buena educación?

La educación ha de estar alejada de los lineamientos morales de buena o mala, mejor o peor, etcétera.

La felicidad de tu hijo dependerá de lo libre que él sea. Dependerá de que tenga cubierta toda la necesidad amorosa, dependerá de que se le muestren los límites con dulzura y dependerá del respeto que le tengas a su naturaleza esencial.

Creo que todo ser humano anhela la Libertad como culmen de la realización. Libertad y felicidad entonces son sinónimos.

Y solo hay dos vías, la del Amor y la del Saber.

Ama y Comprende y se ejemplo de ello. Muestra a tu hijo la libertad que provee el instante de la entrega amorosa o el de la comprensión y le estarás dando instantes de felicidad que le servirán como referencia para el resto de su vida.

Eso es educar.

Esta entrada tiene 8 comentarios
  1. qué bonito texto de todo lo que podemos hacer con nuestros hijos para acompañarles en este camino de fluir.., de presente.., de ser libres y comprendidos, espontáneos, y sentirse plenos, la importancia de “Estar” con ellos y atender sus habilidades. Estaría bien releerlo de vez en cuando!!!
    qué cierta y qué triste esa preocupación generalizada de intentar crear un futuro “digno” para los peques, y de socializar a los más pequeños cuando aún no poseen ó sólo muy pocas herramientas para la intercomunicación, sin respetar sus ritmos, sus necesidades en el “ahora”..
    Lo hacemos tan complicado.., y realmente puede ser tan sencilo.. Estamos en el camino!
    Gracias, Ane!!

    1. Eso es corazón…..estamos en el camino…poquito a poco haciendo aquello de lo que somos conscientes y dando lo mejor de nosotras y nosotros como educadores/as.
      ¡Gracias bonita!

  2. También a mí me ha llegado muy adentro este post. Y, seguramente por el tipo de relación entre adulta y niño que en él se refleja, me ha recordado este libro del que aprendí mucho muchísimo: El sentido del asombro, de Rachel Carson.
    Eskerrik asko!

  3. Precioso el post, que interesante poder aprender a localizar las habilidades de los niños, para que desde allí crezcan.
    Desde que descubrí las astrología contigo como herramienta pedagógica, entendí lo importante que era para saber hábitos y habilidades de cada niño.

    Esta frase me encanta :” Ama y comprende, y se ejemplo de ello” ……. , aunque aveces tan difícil de cumplir, porque los adultos estamos condicionados por nuestros propios hábitos.

    Un saludo enorme.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies