Saltear al contenido principal
INTUICIÓN LUNÁTICA-LUNÁTICA INTUICIÓN (El DECRETO)

Esta última Luna Llena ha caído en Acuario. Creo que toda la emoción que tenía contenida (Luna) salió de manera súbita (Acuario) mientras dormía el día de la Luna Llena y la consecuencia fue despertarme a media noche con una cefalea que casi me mata y que tuve que solucionar de manera extrema (para mi gusto).

Aún así, Luna y Acuario tienen aspectos muy constructivos como, por ejemplo, la Intuición. 

Hoy hablaré de la Intuición Lunática.

La Intuición Lunática se asocia a la Luna y sus características, o a las del signo de Cáncer. 

Por ser del elemento agua, tiene que ver con el mundo emocional, con el sentir propio y sentir a otras personas, entre otras cosas. 

Tiene que ver también con la noche, los sueños, las premoniciones, los ciclos y procesos que no se perciben con la claridad que se advierten las intuiciones asociadas al Sol u otros planetas. 

La intuición lunática no funciona únicamente de noche, también opera de día. No hay porque estar dormido o dormida para saber a través de este modo de cognición.

De los tipos de intuición que conozco en mi sistema, esta es la que más caos produce a nivel interior pues el sentir propio se fusiona con el de otras personas, lugares u otras circunstancias ajenas llegando muchas veces a confundir y sumirse en el sufrimiento de esas terceras personas.

También conlleva una especie de nebulosa que no deja saber con total claridad la información, sino que aparece sugerente, simbólica y en muchas ocasiones, habla de conflictos.

Sin embargo, en mi indagación sobre cómo hacer para que esta forma de saber madure, pensé que una opción podría ser incluir facetas del signo complementario de Cáncer, que es Capricornio (y su regente Saturno).

Capricornio y Saturno cristalizan, concretan, son prácticos, resolutivos, asientan, afianzan, no fluctúan y como complementos a Cáncer o Luna, ponen dique y contienen las mareas. 

No se andan con chiquitas y tratan de ser profundamente realistas.

Así entonces, como forma de acompañar a la Intuición Lunática y que la información que deviene de esta no invada mi sistema de manera conflictiva, he encontrado la asertividad de Capricornio en forma de DECRETO.

Un decreto es una decisión o resolución que toma una persona u organismo. El decreto marca una dirección que no da lugar a duda, define una circunstancia e impide que la información innecesaria se filtre creando cierto blindaje, cierta barrera y en este caso, cierta protección a la persona que lanza el decreto.

Decretar es dar una especie de orden o mandato al Complemento del Campo para que este actúe, y como la Intuición y el Complemento del Campo operan más allá de la voluntad personal, funciona.

Eso sí, hacer un decreto implica una actitud concreta. Ha de hacerse con la certeza que se tiene sobre la circunstancia a trabajar, sin dudar, sin dejar un espacio a la negativa. Es como dar una orden a una mascota y saber que esta va a obedecer. 

En estos últimos días he hecho varios y están funcionando en pos de mi salud y de la madurez de la Lunática Intuición. 

Animo pues a las personas que tengáis percepciones de este tipo a entrenaros con el Decreto. Probad, investigad, intentadlo…

Porque Saber, Conocer o Comprender no pueden implicar nunca más sufrimiento. 

*el sufrimiento ha quedado obsoleto ya con la era que se va…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies